lunes, 29 de agosto de 2016

La Fortaleza de Ansite en Santa Lucía de Tirajana

MAH (MADRE) | Tráiler

ANSITE, trailer 2

La Fortaleza de Tirajana

La Fortaleza. Una arqueología de vértigo...Mis origenes

La Fortaleza, donde el tiempo se hizo paisaje

Telenoticias 2 TVAC 08 01 2016 La Fortaleza

Últimas excavaciones en La Fortaleza

Cultura Amazigh e identidad étnica en Canarias


Mención aparte merecen los aborígenes de las Islas Canarias como genuina cultura amazigh. Para entender este caso especial, hay que partir de la tesis, ampliamente aceptada, de que todo etnos o grupo étnico es la suma de los aportes genéticos y culturales de anteriores etnias, lo cual significa que las sociedades están en continua recomposición, sumergidas en un proceso continuo de etnogénesis. A veces lenta e imperceptiblemente, otras veces de forma rápida y por eso también algo imperceptiblemente. Para el norte de África hay que decir, en lo tocante a los amazigh, que existe esa etnogénesis y persiste un poderoso sustrato cultural milenario (Camps, 1980; Servier, 1985; Cervelló, 1995). Pero, eso sí, hay que entender este sustrato cultural desde un punto de vista estructural o ahistórico y bajo ningún concepto, esto es, jamás, en sentido histórico.
Desde esta tesitura, a los aborígenes canarios y/o guanches hay que adscribirlos al ámbito de las culturas "amazigh" (berebere) norteafricanas. Y, en virtud de su ubicación geográfica, hay que considerarlos como "bereberes insulares" (G. Alonso, 1993); o más correctamente "amazigh insulares". Sus formas socioculturales, desde una perspectiva morfológica, eran de naturaleza neolítica a la llegada de mallorquines, genoveses, portugueses y castellanos, explicándose estas arcaicas formas socioculturales únicamente por un proceso de involución desencadenado tras desembarcar en las islas y quedar aislados. Sin embargo, hay que decir que desde el punto de vista de su "cultura inercial" (por utilizar la distinción de Alberto Cardín, 1988: 231 y ss.), las culturas aborígenes canarias son innegablemente amazigh, aunque, desde el punto de vista de la "cultura positiva" (Cardín, ibidem), son un caso singular y un extraordinario producto de la precitada involución y readaptación (G. Alonso, 1996).

Dicho con otras palabras, la cultura inercial de los aborígenes de las Islas Canarias sólo se explica por una etnogénesis continental-africana, indisociable de la cultura de ciertos grupos étnicos amazigh que existían hace aproximadamente 2.000 años; posteriormente, su cultura positiva, de corte neolítica, se explica por el aislamiento insular y una adaptación al medioambiente insular en condiciones de incomunicación con el continente africano y, por tanto, del resto de los grupos étnicos amazigh. Lo cual las hace un ejemplo histórico de cultura amazigh o (norte)africana extraordinaria, marginal y cuasi inclasificable (G. Alonso, 1996).
Además, aceptando una serie de elementos comunes que se dan entre las diferentes islas, existieron significativas especificidades socioculturales que pueden ilustrarse por los diferentes dialectos e idiolectos aborígenes, cuya especificidad fue recogida por los primeros cronistas, o por elementos de la cultura material, como la mayor o menor presencia de epigrafía y grabados rupestres, patrones decorativos de las cerámicas compartidos entre islas, "edificaciones" ajenas a las cuevas, "momificaciones" funerarias, industria lítica u otras evidencias arqueológicas.
Las dificultades de explicación para esta problemática vienen dadas por el desconocimiento de las circunstancias de la arribada de los primeros pobladores. Hoy por hoy no sabemos ni cómo, ni cuándo, ni por qué aquellos amazigh desembarcaron en las islas Canarias. Las evidencias y conclusiones arqueológicas del tipo de la cerámica, la epigrafía en tifinagh, o del tipo antropológico-físicas como tipologías craneales o el grupo sanguíneo, o del tipo lingüístico-toponímicas son irrebatibles: estamos ante una cultura amazigh (bereberes) (González Antón y Tejera Gaspar, 1987 y 1990; Rafael Muñoz, 1994). Algo que, por lo demás, ya adelantaron argumentadamente en el siglo pasado los franceses Sabine Berthelot (1980) y René Vernau (1891).
Sin embargo, lo paradójico del problema reside en una cuestión difícil de resolver: si las dataciones con C-14 disponibles hoy por hoy no van más allá del siglo I antes de Cristo (BP), las tipologías de ciertos patrones cerámicos tienen una antigüedad, en el norte de Africa y en especial el Magreb, en torno al II milenio antes de Cristo (bp), como mínimo. Y también estaría la cuestión, señalada por la antropología física, que constata dos tipos humanos en las Canarias prehispánicas: cromañoide (Mechta) y mediterranoide; Gabriel Camp (1994) también constata estos dos tipos humanos para el actual Magreb.
Así pues, tanto a los aborígenes canarios como a los distintos grupos étnicos amazigh del norte de África y Sahara hay que entenderlos, desde el punto de vista cultural, como un producto de "frontera" que comparten, en determinados elementos, un idéntico sustrato cultural. Y su antigüedad histórica y su complejidad étnica no pueden ser entendidas sin tener en cuenta, obligatoriamente, la confluencia e interrelación conocida por los contactos interétnicos habidos entre grupos del mundo mediterráneo (Península Ibérica, Próximo Oriente, Sicilia, Malta, etc.) con otros grupos del mundo del Africa subsahariana, más que el meramente sahariano; unos grupos, estos, que el lector puede conocer en F. Iniesta (1989 y 1992). En concreto, las tradicionales culturas africanas que se desarrollaron durante milenios en el espacio geográfico "sudanés" , cuyo eje iría desde el lago Chad hasta las tierras bañadas por las aguas más septentrionales de los ríos Senegal y Níger. Una doble y disímil influencia ésta, norte-sur, que es la que ha estado mediatizando, siempre de forma distinta según la época y las circunstancias, los distintos procesos de etnogénesis fraguados históricamente en torno al latente núcleo clásico de la cultura Amazigh. Sin olvidar que los rasgos y/o componentes fundamentales para describir este clasicismo cultural hay que irlos a buscar, obligatoriamente, tan pronto a las Islas Canarias como a Timbuctú o Gao, o al Hoggar, el Tassili, el Air, la Kabilia, el Rif, Bilma, Egipto o tantos otros lugares de África.
Por eso, la actual lucha canaria tiene sus referentes más cercanos en Senegal o entre los bachama de Nigeria, algunas cerámicas de Gran Canaria recuerdan las de la Kabilia argelina, el dios achamón de los guanches se vincula al amón egipcio, el tifinagh de la isla del Hierro tiene su parangón vivo y moderno en el Hoggar y otros lugares del Sahara, la cueva pintada de Galdar en Gran Canaria tiene parecidos motivos decorativos que algunos fondos ante los que habla el líder libio Gadaffi (triangulares en rojo y negro), Bilma es un topónimo del Níger y de Tenerife, o, para acabar, la isla de la Gomera, el peñón español frente a la costa marroquí de nombre Vélez de la Gomera y la tribu rifeña de los Gomara (de las estribaciones del Rif) están extrañamente hermanados. En todos los casos mencionados, obviamente, se está aludiendo a elementos culturales de filiación amazigh suficientemente contrastados.
Y esta introducción no podría acabar sin antes recordar que España, como realidad sociocultural, también ha sido construida por los amazigh. No sólo la España musulmana ha sido amazigh, ya desde el año 711, pues Tarik debe ser uno de los amazigh más famosos de nuestra historia, así como en lo colectivo lo fueron los almohades o los almorávides. Algo más lejos, los aborígenes de las islas Canarias también lo fueron; como amazigh son también muchas palabras del castellano, como jinete o guanche, o muchos de los marroquíes que trabajan en la actualidad legalmente en España, o muchos de los que cruzan el estrecho de Gibraltar en patera. Y, evidentemente, muchos de los españoles que residen en Melilla son amazigh, lo cual nos remite a una realidad, no por minoritaria menos importante: el tarifit del Rif, una de las lenguas amazigh más hablada, tiene derecho a ser co-oficial en Melilla, con el mismo estatus que puedan tener el catalán, el gallego o el euzkera. Acaso por cosas como las precitadas, don Miguel de Unamuno dijo que España era un país bereber.

Volviendo en mí.

Existen etapas en la vida en la que es necesario una retirada,un retiro personal,para encontrarnos con nosotros mismos y poner las cosas en orden.

Este es el motivo por el que he estado todo este tiempo en impás ,ausente...no sin olvidarme de mi blog y de mis cosas, mis pensamientos,mis gustos,mis ideas, mis amigos,mis conocidos,mis seguidores...

Son épocas en las que uno permanece como sometida en un pozo sin fondo,en un limbo del existir ,viviendo contra corriente,dejándose fluir contra el tiempo.



Pero al final siempre termina una por resurgir a la vida,a la verdad,a la normalidad porque la vida continúa y somos parte de ella;así que, aquí estoy blog mio para compartir contigo todo lo que mi corazón siente,vive,piensa y desea.

Aquí vuelvo ¡¡¡


El valor de una Foto...

El valor de una Foto, no deja de ser  más que el más sencillo  homenaje a dos mujeres más de un pueblo cuyas historias podrían ser las de cualquieras otras que vivieran en su época de posguerra en Canarias.

Pero, más allá del perfil de una cara, es este el testimonio de un hecho familiar que era conocido a todas luces menos para los integrantes de un núcleo familiar de este pueblo.

La vida truncada de Madre e Hija sin mayor culpa que ser jóvenes y de clase pobre .
73 años atrás ,la historia se inicia en la persona de una chica humilde de  16 años. Empleada de hogar interna  que entró a trabajar  en la casa de un conocido señorito ricachón de pueblo.

Tras su llegada a tan noble casa y , transcurrido un corto tiempo, fue devuelta a su domicilio paterno ,según el señorito, porque le escupía y tenía unas reacciones extrañas.

De regreso al hogar y tras el paso de unos meses, su humilde padre ( simple labrador de la zona de La Lechuza) comprobó el motivo de la “devolución de su hija”: un embarazo.

El padre acudió a dar cuentas al señorito quien ante el requerimiento de una explicación sólo dio una callada por respuesta.

La joven al dar a luz a una niña, y tras meses de sufrimiento por su embarazo, enloqueció y rechazó de inicio a su hija.

Dos mujeres quedaron marcadas de por vida por un acto tan vil y cobarde de un ser que no tiene calificativo.

De haber transcurrido estos hechos en estos tiempos, al buen señorito se le  hubiera demandado por violación  de una menor y obligado al reconocimiento del apellido de su bastarda.

Su esposa, conocedora y cómplice de este acto, calló el inhumano fallo de su esposo.
Dignísimo empresario, dignísimo padre de familia, dignísimo “caballero”…tan digno que no se merece ser llamado padre.

Esa hija perdida a la suerte del azar, creció al amparo y apellidos de su madre y abuelos maternos, única familia reconocida  aunque ,todos los que conocieron su  historia, vecinos y allegados, la apodaban: LA MARTELA.

Esa era su herencia ,una paternidad nunca y jamás reconocida para afrenta de tan digna familia acaudalada para sus tiempos.

Entre internado de monjas y sus abuelos  pudo crecer físicamente , pasando muchas miserias ,penas, desconsuelos y hambre .Un día de Reyes como regalo del convento recibió un bocadillo con mantequilla porque los hijos no reconocidos no tenían derecho a más.

Su madre , nunca se casó. Internamente sentía un rechazo a los hombres, de hecho en otra etapa de su vida volvió a sufrir ataques de locura…un dolor y un daño que nunca se mereció pues le arrebataron su juventud y su vida.

Trabajó como asistenta en una noble casa donde los señores comprendieron y arroparon su pena siendo para ellos como parte de su propia familia; afecto que llegó hasta sus nietos , cosa que les estaremos eternamente agradecidos: Señores  Cabrera.

La hija María creció y trabajó de lo único que podía saber, como asistenta en casa de señoritos. Tuvo la suerte de poder casarse y formar su propia familia.

Sus hijos siempre hemos sabido la verdad de su historia y jamás hemos necesitado el cariño de un ser llamado abuelo, por su parte, pero más mamá  añoró en algunos momentos de su vida de tener ese apoyo, cariño y presencia de un padre que nunca tuvo .

Hoy en día mamá no desea más que ponerle cara a ese hombre  del que decían en el pueblo, que se parecía a Jorge Negrete.

No quiere nada de el. Ella pudo hacer su vida, hacer su propia familia y entregarnos todo el amor que a ella le fue negado.

Tiempo hubo de poder llegar a el, pero no dinero pues un pleito y pruebas de paternidad tenían su coste y faltaban los medios.

Calificativos le podríamos dar muchos pero dejemos que sea la justicia divina a quien de cuentas de su vil acción.

Este es y será el único intento de conseguir una foto, que se ha tenido y tendremos hacia los integrantes de esa familia sólo con este deseo muy peculiar de una hija no amada, no deseada y despreciada por ese  hombre.

Hombre que mientras el comía en su mesa rodeado de sus hijos un buen potaje caliente ,en un colegio de monjas ,su hija separaba los gorgojos del mismo potaje para poder subsistir ,o pedía con las monjas un simple plátano verde para comer, paradoja de la vida.
Tal canallesca, vileza humana, no tiene perdón de Dios, pero que sea el quien le juzgue.

El rompió un eslabón en un árbol genealógico familiar destrozando la vida de 2 mujeres de un pueblo, mujeres anónimas y sufridoras de un destino  injusto y cruel. Mujeres tan válidas como cualquiera del pueblo.


YO

Historia del Dialecto Canario-Amazigh



Dialecto canario

El español en África.
Muestra de habla canaria
MENÚ
0:00
Cedido por [2]


El dialecto canario o habla canaria es la modalidad del español propia y convencional de las Islas Canarias, utilizada por los aproximadamente dos millones de hablantes del español que habitan dicho archipiélago atlántico. Se trata de una variedad dialectal encuadrada dentro de lo que se ha llamado "modalidad atlántica", similar a las de la Américahispanohablante, y también a las del sur de la península ibérica, especialmente Andalucía occidental.
La situación geográfica de Canarias, que ha convertido al archipiélago en un histórico lugar de paso y puente entre culturas, ha motivado la presencia de términos de origen inglés, francés o árabe, así como de procedencia americana. También los pueblos aborígenes canarios que poblaron las islas con anterioridad a su conquista dejaron su impronta en el vocabulario isleño.1
El dialecto más similar al canario, dado el vínculo histórico entre ambas zonas, es el dialecto caribeño, hablado en Cuba,Puerto RicoRepública Dominicana, la costa del Mar CaribeVenezuela, el norte de Colombia y Panamá. Además, léxicamente, el dialecto canario está ampliamente influenciado por el idioma portugués, del que deriva cierta parte de su léxico.

Origen y desarrollo histórico

Dialectos del español en España.
Variedades del español del Caribe.
El español es el idioma que se habla en las Islas Canarias después de la conquista por parte de la Corona de Castilla en el siglo XV, un proceso que se inició en 1402 en Lanzarote y finalizó en 1496 con la conquista deTenerife.
Con anterioridad a la conquista y colonización europeas, las islas estuvieron pobladas por los llamados pueblosaborígenes canarios, conocidos popularmente como "guanches", que hablaban diversas variedades bereberes, para referirse a las cuales algunos lingüistas utilizan el término bereber insular (o amazigh insular). De estas lenguas derivan algunos términos incorporados a la variedad canaria actual, fundamentalmente referidos al mundo del pastoreo, la flora, la fauna y sobre todo en la toponimia insular.
La primera fase de la conquista fue llevada a cabo por normandos, capitaneados por Juan de Bethencourt, quien a su vez se había hecho vasallo del rey Enrique III de Castilla. De esta presencia normanda se derivan algunos términos de origen francés incorporados al canario. Posteriormente, la corona castellana se hace cargo de manera directa del proceso de conquista, por lo que las expediciones partieron, principalmente, de puertos de Andalucía, de manera que los andaluces constituyeron una parte importante de los repobladores en las islas; por esta razón la variante meridional del idioma español fue la que se implantó en Canarias tras su colonización. La colonización constituye un proceso de aculturación y sustitución lingüística, en virtud del cual las lenguas aborígenes desaparecieron casi por completo del archipiélago en dos o tres siglos[cita requerida], y perduraron solo algunos términos aparte de las referencias que encontramos en fuentes históricas como las crónicas.
También llegó a las islas un importante contingente colonizador procedente de Portugal, que en algunas zonas llegaba a ser superior al castellano y andaluz, especialmente durante el período en que el reino de Portugalestuvo integrado en la llamada Unión ibérica. En el norte de la Isla de La Palma probablemente todavía se hablaba un dialecto insular del portugués o un pidgin a inicios del siglo XX. [cita requerida] El portugués es el idioma que más vocablos ha dejado en la variedad canaria del castellano.
Desde el primer viaje de Cristóbal Colón a América, que zarpó de la isla canaria de La Gomera en 1492, Canarias se convirtió en el lugar de paso entre las dos orillas del Atlántico, por lo que las islas influyeron decisivamente en la formación de algunas variedades del español habladas en América. Es importante recordar la influencia canaria en el desarrollo del español caribeño hablado en CubaPuerto RicoVenezuela yRepública Dominicana debido a los miles de canarios que emigraron a esos territorios durante la época colonial. Durante este periodo se produjeron importantes fundaciones por parte de canarios en el llamadoNuevo Mundo, como es el caso de Montevideo, en Uruguay, o San Antonio de Texas en los actuales Estados Unidos. En el Estado de LuisianaEstados Unidos, se concentra una colonia de descendientes de emigrantes canariosisleños que siguen manteniendo el canario como lengua vernácula. La emigración de canarios a América continuó con posterioridad a la independencia de las colonias españolas en ese continente, fundamentalmente con destino a Cuba y posteriormente aVenezuela, donde la emigración canaria se produjo hasta épocas muy recientes, los años 70 del siglo XX. Todo esto produjo una huella cultural y lingüística tanto de Canarias sobre dichos países americanos como a la inversa, al volver parte de los canarios.

Principales rasgos fónicos y gramaticales

Seseo generalizado

Consiste en pronunciar za-ce-ci-zo-zu de manera idéntica a sa-se-si-so-su. Por ejemplo: el nombre propio Cecilia sonaría idéntico a Sesilia. Se trata de un rasgo fonético que se da en toda Canarias, aunque también en amplias áreas de Andalucía, Extremadura y toda América. Este seseo es el resultado de cambios fonéticos en las sibilantes del español medio entre los siglos XVI y XVII.

Aspiración de la "s" al final de sílaba

La "s" se pronuncia como "h" aspirada al final de cada palabra o ante consonante: "Lah mohcah" en vez de "las moscas". Este rasgo fónico es común en la práctica totalidad de los hablantes del dialecto canario, a excepción de la isla de El Hierro, donde se conserva de manera bastante habitual la pronunciación de la "s" al final de sílaba. Este rasgo es común con la mitad Sur de la península Ibérica, y con zonas costeras iberoamericanas. En algunas ocasiones o en palabras concretas, como ocurre con "ojos", para facilitar la pronunciación y la identificación del vocablo, la pronunciación de la "s" final de la palabra se solapa a la vocal que inicia la palabra siguiente: se dice "lo'sojoh" por "los ojos" o "mi'sojoh" por "mis ojos", como ocurre en Andalucía, que si no se diría "lohohoh" o "mihohoh" por el añadido de la jota aspirada más las dos eses, lo que haría complicar el entendimiento y su vocalización. A veces, más bien el uso por algunos o en conversaciones a nivel coloquial, la aspiración de la "r" ante consonante nasal o líquida, así "carne" es también pronunciada "cahne".

Aspiración del sonido "j"

El sonido de "j" (asociado a la grafía <j> así como al de la grafía <g> seguida de las vocales "e" e "i" ("ge", "gi"), sufre lenición en la mayor parte de Andalucía y en toda América (donde el fonema se articula como [x] o [ç]). En Canarias dicha lenición puede llegar a ser una simple aspiración [h], esta forma "relajada" de pronunciar el fonema "j" contrasta con la pronunciación velar (a veces marcadamente uvular) que se da en gran parte de la Península Ibérica.

Uso preferente del pretérito indefinido

Como en la mayoría de variantes del español americano, se utiliza generalmente el pretérito indefinido en lugar del pretérito perfecto compuesto en muchos casos donde en español de la Península Ibérica sólo es posible usar el pretérito perfecto:
Hoy visité a Juan (peninsular: Hoy he visitado a Juan)
Puse la lavadora a funcionar (peninsular: He puesto la lavadora a funcionar)
Sin embargo nótese que al igual que sucede en América es posible usar el pretérito perfecto, aunque con otro sentido:
No he desayunado hoy (aunque todavía estoy a tiempo de hacerlo)
No desayuné hoy (y ya no estoy a tiempo de hacerlo)
Esta última distinción no se da en el español de la Península Ibérica.
Otras formas verbales, como el pretérito anterior y sobre todo la voz pasiva, son prácticamente inexistentes en el habla común, y su uso queda relegado a los escritos formales. Sin embargo en esto no hay diferencia con la mayoría de dialectos del español.

Ausencia del vosotros y formas adjuntas. Ustedes

Como en el español de América y, de manera mezclada, en el español de Andalucía occidental, en Canarias se utiliza mayoritariamente el pronombre ustedes para la 2ª persona del plural, sin el contraste con vosotros que es mayoritario en la Península Ibérica. Así, se dice ustedes están siempre, y no vosotros estáis. Sólo en algunas zonas de las islas de El HierroLa Palma y en La Gomera se utiliza ustedes estáis (la forma mezclada común en Andalucía occidental) por algunas personas, especialmente los mayores. También en La Gomera y en algunas zonas de La Palma se utiliza el "ustedes vos vais" y en las medianías altas del sur de Tenerife. Se usan igualmente en algunas zonas formas arcaicas como "vaivos". Al igual que no se usa vosotros y sus formas verbales, tampoco se dan el pronombre os ni el posesivo vuestro. En su lugar se usan el pronombre les (ejemplo: "Les quiero decir") y el posesivo su(s) (de ustedes); ejemplo: "¿Su casa es esta?" (la de ustedes), y no: "¿Vuestra casa es esta?".

Generalización del diminutivo "-ito"

Existe en Canarias un uso particular del diminutivo. Éste suele ser acortado, de tal manera que se habla de "cochito" en vez de "cochecito", o de "solito" por "solecito". Aunque esta forma es más común, se usan los dos modos.

Pronunciación sonorizada y adherente de la "ch"

La pronunciación de la "ch" suele ser más cerrada y corta pero varía mucho entre los insulares de si es muy cerrada o más neutral aunque tampoco suele ser tan marcada como muchas veces en el castellano general. Algunos autores han señalado que la "ch" de algunos hablantes de Canarias se aproxima a una oclusiva palatal sorda, más que a una africada postalveolar sorda (que es la pronunciación en la península2 ). Los hablantes peninsulares la perciben en ocasiones cercana a una "ŷ" ("muŷaŷo" o "mutxatxo" en lugar de "muchacho") aunque este equívoco no se produce entre hablantes del dialecto canario. Esto se debe a que, efectivamente, la diferenciación es mayor en el español peninsular que en el de las islas, pero nunca en el isleño llega a ser una "y" del todo. Esta pronunciación también se halla en el Caribe.

Pronunciación de la "h" inicial

El habla canaria conserva en unas pocas palabras la aspiración de la <f-> inicial latina, que se mantiene en español medieval y aún en muchas variedades modernas de Andalucía occidental y central y de Extremadura, con pronunciación de consonante fricativa glotal ("h" aspirada), similar la "j" de muchas variantes del español. Por ejemplo: jediondo en vez de "hediondo", jinojo en vez de "hinojo" o jarto en vez de "harto".

El léxico canario

El habla canaria incluye gran cantidad de voces propias, los llamados "canarismos", que forman el léxico canario. Éstas, por su origen y naturaleza, pueden ser encuadrados en tres grandes grupos, dependiendo si proceden del español actual y sus dialectos, del castellano antiguo o si, finalmente, proceden de idiomas distintos al español. Así, las voces "formadas" en Canarias a partir de otras palabras del idioma español, la cercana influencia del portugués, o los muchos términos llegados a Canarias de variantes dialectales como la del español de Latinoamérica, resultado de los vínculos históricos entre ambas orillas del Atlántico. Así pues, el léxico canario es el reflejo de siglos de historia isleña, de mestizaje cultural y de adaptación del idioma a las singulares condiciones que se daban en las islas.

Canarismos procedentes del español y sus dialectos

Se encuadran aquí las voces canarias que proceden de la propia lengua hispánica o de sus dialectos. En este grupo habría que distinguir entre los canarismos procedentes de algún dialecto del español y aquellos que derivan de una voz panhispánica, pero que en Canarias han sufrido algún proceso lingüístico (derivación, simplificación, cambio formal, desplazamiento metonímico, etc), dando origen a una voz nueva o modificada. Así, el vocablo "alegar" significa en el español generaladucir méritos para fundamentar alguna petición, mientras en Canarias se emplea como sinónimo de conversar. También existen canarismos formados porderivación de vocablos del español general, como "bizcochón" (torta cilíndrica elaborada a base de huevos, harina y azúcar), o "fragilón" (estúpido, presumido, vanidoso), que proceden de los términos panhispánicos "bizcocho" y "frágil", respectivamente, a los que se les ha añadido en Canarias el sufijo "-on".
Por su parte, entre los canarismos procedentes de formas dialectales del idioma español destacan:
Ejemplos de ello son los vocablos:
Otras palabras, su origen es indeterminado, posiblemente ingeniado en el propio lugar. Por ejemplo, pollaboba, es un caso especial, porque pasó de ser insulto (con un significado peyorativo similar a impotente o célibe) a ser incluso usado en el habla común, perdiendo a veces el significado inicial.
  • Canarismos de origen andaluz: Se trata de un grupo de voces introducidas por los andaluces desde los inicios de la repoblación del archipiélago.
Ejemplos de andalucismos en el habla canaria son:

Canarismos procedentes del castellano antiguo o arcaísmos

Encuadrados dentro de las palabras de origen hispánico, la singularidad de los arcaísmos radica en que proceden de voces castellanas antiguas, extintas en otras zonas de habla española, y conservadas en Canarias por particularidades culturales y geográficas de las islas, como el aislamiento de las mismas respecto a las áreas donde se imponía la norma estándar. Fueron introducidas de manera inmediata a la Conquista de Canarias y han permanecido a pesar de haber dejado de formar parte del español normativo, muchas de ellas también se conservan en América por lo que su origen suele ser discutido. Ejemplos de ello son
  • "bezo" (labio)
  • "falcón" (halcón)4

Canarismos procedentes de idiomas distintos al español

Son palabras procedentes de otras lenguas y que, por lo tanto, se españolizaron para adaptarse lingüísticamente a formar parte del habla canaria. Además, la presencia de estos términos en el dialecto canario remite a contextos históricos diversos, dando muestra de los contactos y las situaciones culturales vividas por el pueblo canario durante siglos. Se pueden distinguir cinco grandes grupos:
  • Canarismos de procedencia guanche o aborigen: Se trata de una serie de términos de origen bereber que subsistieron al proceso de colonización cultural vivido en Canarias desde comienzos del siglo XV.
Además, la toponimia canaria está llena de palabras de origen guanche (TacoronteGuayadequeTuineje), y nombres propios (Idaira, Dailos, Yeray, Zebenzuí, Yenedey, Yaiza, Echedey, Tinguaro, Beneharo, Cathaysa, Rayco, Ithaysa, Agoney).
  • Canarismos de origen portugués: El luso es el idioma extranjero que más voces ha proporcionado al español hablado en Canarias, debido a la ingente masa de portugueses que se estableció en las islas durante los siglos XV, XVI y XVII. Se trata de una gran cantidad de palabras de todas las categorías gramaticales y vinculadas a la mayor parte de las esferas de la vida.
  • Vinculados a la agricultura ("millo", maíz) y la ganadería (términos como "bosta", excremento del ganado)
  • A el mar y la pesca (como "cambullón", compra, venta y cambio a bordo de navíos, de cambulhão, 'conjunto de cosas, ristra';5 "margullar" nadar bajo el agua o "burgao" pequeño caracol de mar, "engodar" atraer a los peces echándoles cebo, "cardume" banco pequeño de peces, "pardela" ave marina, "liña"cordel usado para pescar y los ictiónimos "caboso", "bicuda" y "quelme").
  • Al ámbito del hogar (palabras como "gaveta", cajón corredizo de los muebles, "fechar" (cerrar en portugués), "fechillo" (pestillo) o "fechadura" (cerradura).
  • Numerosos árboles y plantas del bosque de laurisilva tienen en sus nombres evidentes raíces portuguesas: viñátigoacebiñofayasanguinofollado,adernocodernomalfuradagibalberatil o tilo, norzapampillosao... Esto se debe a que la laurisilva de Canarias y la de Madeira comparten muchas especies, y otras muchas presentan grandes similitudes. En ocasiones podemos encontrarnos con que una palabra que en portugués describe una planta en Canarias describe otra similar o de la misma familia. Un caso particular es el de la palabra loro, que se usa en Canarias para designar al laurel (Laurus azorica) pero que en portugués hace referencia a Prunus lusitanica, que también existe en Canarias y se conoce como hija.3
  • También son tomados del portugués el sufijo -ero en el nombre de las plantas, en lugar del castellano -o (naranjero en lugar de naranjo, almendrero en lugar de almendro, castañero en lugar de castaño...),3 y el sufijo -ento, que aporta el significado de "en abundancia" (por ejemplo se usa "aguachento" para decir que una fruta ha perdido el sabor por tener un exceso de agua, o que un potaje tiene una consistencia demasiado caldosa).6
  • La sustitución de la preposición hacia por para: (Voy para allá)6
  • La sustitución de locuciones prepositivas por adverbios de lugar ("arriba" en lugar de encima, "atrás" en lugar de detrás)6
  • Otras palabras y expresiones: "rente" (a ras), "de cangallas" (patas arriba), "escarrancharse" (abrirse de piernas excesivamente), atillo (cordel), "pegar a" (empezar a), "en peso" (en su totalidad o conjunto),6 "magua" (añoranza), "amularse" (enfadarse), "jeitoso" (habilidoso), "agonía" (náusea), "arrullar" (mecer), "fañoso" (que habla con resonancia nasal debido a alguna enfermedad respiratoria pasajera), "picar el ojo" (guiñar un ojo).7
  • Canarismos de procedencia inglesa: Se trata seguramente de las voces más recientemente incorporadas desde otros idiomas al habla canaria, resultado de los vínculos comerciales con Inglaterra y el establecimiento de negociantes británicos en las islas, sobre todo en los siglos: XVIII, XIX y XX. Y de los más discutidos sobre su procedencia.
  • Términos como "queque" (dulce elaborado al horno a base de huevos, azúcar, pasas y otros ingredientes, del inglés cake), "quinegua" (tipo de papa, del inglésKing Edward) o "naife" (nombre del cuchillo canario típico usado en el cultivo del plátano, proviene de la palabra inglesa knife), "pulover" (jersey, proviene depull over) "suéter" (proviene de sweater).
  • Términos de marcas como "flis" (a partir de la marca comercial Flit, para hacer referencia a un aerosol o spray),8 9 "flash" (polo envuelto en plástico, proviene de flash (relámpago) que era su marca comercial).
  • Términos como "chercha/e" (lugar desordenado, sucio, pocilga). Su origen se sitúa en el vocablo inglés church (iglesia) y en referencia al cementerio donde se enterraba a los no católicos.
Y otros no sólo típicos en Canarias como "tenis" (del inglés tennis shoes para zapatillas deportivas, cualesquiera), "ticket" o "parking" (palabras añadidas antes que al español general).
    • Canarismos de procedencia francesa: Del francés hablado por los primeros conquistadores normandos se ha conservado un reducido número de palabras, con un valor más bien testimonial.
    Ejemplos de ello son los términos:
    • "malpaís" (terreno improductivo, en Canarias usado para designar a los campos de lava, parece proceder del francés antiguo male pays)
    • "cardón" (tipo de planta autóctona, que podría proceder del francés chardonplanta con espinas)
    • "guata" (lámina de algodón, proviene de ouate)
    • "creyón" (lápiz de color, proviene de crayon).10
    Aunque en desuso actualmente, en la isla de El Hierro se suele decir "o" (, en francés) en lugar de "dónde está", "¿o las llaves?" (¿dónde están las llaves?)
    • Canarismos de procedencia árabe: Del contacto con el África continental ha llegado a Canarias un reducido número de arabismos, relacionados con el mundo del camello ("majalulo", cría del camello) y otras relacionadas con el ámbito familiar, introducidas por los pescadores canarios del banco pesquero canario-sahariano y por los emigrantes retornados desde el Sáhara Occidental tras su descolonización. Se trata de términos como "guayete" (niño) o "jaique" (vestido mal hecho y poco ceñido).
    También existen numerosas palabras de origen árabe para designar diferentes plantas (aciba, ahulaga, albohol, alcatripa, algafita, algahuero, almácigo, alpispillo, almulei, bahaza, orijama, tarahal, aliacán...). Estas voces han podido llegar directamente del norte de África favorecido por la presencia de muchas plantas comunes, o bien han podido naturalizarse primero en la península y luego venir a Canarias (este parece ser el caso de las palabras ahulaga y tarahal), por lo que están también enraizadas en el castellano peninsular.3
    • Canarismos de origen catalán:
    • "alfábega" (es un arabismo que sólo se conserva en Cataluña y Canarias, donde también se usa el castellano albahaca, que también es de origen árabe)3
    • "seba" (en catalán significa cebolla, pero en Canarias se usa para designar a la planta marina cuyas hojas recuerdan a las de estas)3
    • "lletera" (deriva del catalán llet que significa leche, y se usa para nombrar algunas especies del género Euphorbia.3 Esta voz también se encuentra en el habla valenciana4 )
    • "tonina" (Se denomina así al atún Thunnus thynnus y en ocasiones también a los delfines, ha dado lugar a la expresión "Estar gordo como una tonina")4
    • "bufo" (pedo, en catalán se usa en femenino)4
    • Canarismos de origen vasco:
    • Canarismos de procedencia mozárabe: es curioso resaltar que en Canarias se conservan algunas voces provenientes del idioma mozárabe, que en su mayor parte aún perviven en la península pero con un arraigo popular mucho menor que el que mantienen en las islas. Son ejemplos los nombres de las plantas carrizobledo o pino tea (designa a los pinos canarios de más edad y corpulencia, en la península designaba al pino rodeno, aunque ha caído en desuso).3