miércoles, 13 de junio de 2012

Mi primer amor y el prójimo combate




Aprender a apreciar el amor es cosa

De ambos, hombres y mujeres;

es abrir el corazón a cambio de recibir un abrazo

El amor es aprender a amar para ser amado

Es dar y recibir y llorar y reír, habrá de todo

Caminos cortos y otros más largos


En estos caminos largos llenos de fangos y oscuros

Yo sin equipaje ninguno salí en busca de mi propio amor

Solo me acompaña un consejo de una madre, cuyo rostro

Se envejece con los días, sin esperar a que los años pasen,

Que el amor no se oculta, se declara y en este camino,

la soledad no es falta de compañía

Si no es falta de luz en el alma


A la hora de andar sin sendero

rumbo al infinito, donde se abraza la tierra y el cielo

y donde el agua no es más que un espejismo

la primavera y el otoño no me conocen

La desesperación, el cansancio, la sed y el hambre

Han sido los únicos amigos testigo de mi fidelidad


De mucho andar y de tanta esperanza,

Y si solo se trata de caminar, ya es hora

de encontrarnos y abrazarnos, porque

hace mucho tiempo que he cruzado la mitad del camino

y no veo señales de tu rostro, y el camino se alarga

y aun no escucho los gritos de la libertad...


Igual se trata de los años, que cuando yo

caminaba en busca tuya, ellos sin perdon

Tambien caminaban en busca mía,

tal vez ya no me dejen ver tu rostro,

ni volver a escuchar tu voz,

ni el grito de la libertad

ni volveré a coger mi fusil...


BRAHIM CHEIJ BREIHTop

No hay comentarios:

Publicar un comentario