viernes, 18 de noviembre de 2011

Gansos perdidos en la nieve



Érase una vez un hombre que no creía en Dios. No tenía reparos en decir lo que pensaba de la religión y las festividades religiosas, como la Navidad. Su mujer, en cambio, era creyente a pesar de los comentarios desdeñosos de su marido. Una Nochebuena en que estaba nevando, la esposa se disponía a llevar a los hijos al oficio navideño de la parroquia de la localidad agrícola donde vivían. Le pidió al marido que los acompañara, pero él se negó. - ¡Qué tonterías! -arguyó-. ¿Por qué Dios se iba a rebajar a descender a la tierra adoptando la forma de hombre? ¡Qué ridiculez! Los niños y la esposa se marcharon y él se quedó en casa. Un rato después, los vientos empezaron a soplar con mayor intensidad y se desató una ventisca. Observando por la ventana, todo lo que aquel hombre veía era una cegadora tormenta de nieve. Y decidió relajarse sentado ante la chimenea.
Al cabo de un rato, oyó un golpazo; algo había golpeado la ventana. Luego, oyó un segundo golpe fuerte. Miró hacia afuera, pero no logró ver a más de unos pocos metros de distancia. Cuando empezó amainar la nevada, se aventuró a salir para averiguar qué había golpeado la ventana. Dos gansos muertos yacían al pié de su ventana y en su potrero descubrió una bandada de gansos salvajes. Por lo visto iban camino al sur para pasar allí el invierno, se vieron sorprendidos por la tormenta de nieve y no pudieron seguir. Perdidos, terminaron en aquella granja sin alimento ni abrigo. Daban aletazos y volaban bajo en círculos por el campo, cegados por la borrasca, sin seguir un rumbo fijo. El agricultor sintió lástima de los gansos y quiso ayudarlos.
- Sería ideal que se quedaran en el granero -pensó-. Ahí estarán al abrigo y a salvo durante la noche mientras pasa la tormenta. Dirigiéndose al establo, abrió las puertas de par en par. Luego, observó y aguardó, con la esperanza de que las aves advirtieran que estaba abierto y entraran. Los gansos, no obstante, se limitaron a revolotear dando vueltas. No parecía que se hubieran dado cuenta siquiera de la existencia del granero y de lo que podría significar en sus circunstancias. El hombre intentó llamar la atención de las aves, pero sólo consiguió asustarlas y que se alejaran más. Entró a la casa y salió con algo de pan. Lo fue partiendo en pedazos y dejando un rastro hasta el establo. Sin embargo, los gansos no entendieron. El hombre empezó a sentir frustración. Corrió tras ellos tratando de ahuyentarlos en dirección al granero. Lo único que consiguió fue asustarlos más y que se dispersaran en todas direcciones menos hacia el granero. Por mucho que lo intentara, no conseguía que entraran al granero, donde estarían abrigados y seguros.
- ¿Por qué no me seguirán? -exclamó- ¿Es que no se dan cuenta de que ese es el único sitio donde podrán sobrevivir a la nevasca? Reflexionando por unos instantes, cayó en la cuenta de que las aves no seguirían a un ser humano. - Si yo fuera uno de ellos, entonces sí que podría salvarlos -dijo pensando en voz alta. Seguidamente, se le ocurrió una idea. Entró al establo, agarró un ganso doméstico de su propiedad y lo llevó en brazos, paseándolo entre sus congéneres salvajes. A continuación, lo soltó. Su ganso voló entre los demás y se fue directamente al interior del establo. Una por una, las otras aves lo siguieron hasta que todas estuvieron a salvo.
El campesino se quedó en silencio por un momento, mientras las palabras que había pronunciado hacía unos instantes aún le resonaban en la cabeza: - Si yo fuera uno de ellos, ¡entonces sí que podría salvarlos! Reflexionó luego en lo que le había dicho a su mujer aquel día:
- ¿Por qué iba Dios a querer ser como nosotros? ¡Qué ridiculez!
De pronto, todo empezó a cobrar sentido. Entendió que eso era precisamente lo que había hecho Dios. Diríase que nosotros éramos como aquellos gansos: estábamos ciegos, perdidos y a punto de perecer. Dios se volvió como nosotros a fin de indicarnos el camino y, por consiguiente, salvarnos. El agricultor llegó a la conclusión de que ese había sido ni más ni menos el objeto de la Natividad.
Cuando amainaron los vientos y cesó la cegadora nevasca, su alma quedó en quietud y meditó en tan maravillosa idea. De pronto comprendió el sentido de la Navidad y por qué había venido Jesús a la Tierra. Junto con aquella tormenta pasajera, se disiparon años de incredulidad. Hincándose de rodillas en la nieve, elevó su primera plegaria:
"¡Gracias, Señor, por venir en forma humana a sacarme de la tormenta!".

Autor desconocido

jueves, 17 de noviembre de 2011

Suma tu dicha, resta tu dolor, multiplica tu alegría, pero no dividas tu amor

Para millares de personas, el verdadero sendero de la vida es algo que está aún por descubrir, porque vivir no es sólo estar en el mundo. Vivir es mucho más que eso.
No cabe duda que estar es algo primordial, pero ello no basta si es que queremos disfrutar plenamente de la vida. Por tanto, hemos de intentar encontrarnos a nosotros mismos, o dicho de forma más sencilla, hemos de obligarnos a descubrir nuestro propio ser. Ello significa saber por qué y para qué estamos en el mundo, pues una vez hayamos obtenido la respuesta a esas preguntas, sabremos reconocer y admitir nuestros errores y, por consiguiente, los del resto de la sociedad.
Vivir es ser y estar como ya he dicho anteriormente, pero para hacerlo honestamente es imprescindible ir por el camino de la verdad. Este es difícil de hallar, aunque no imposible.



El susodicho camino consta de todo tipo de valores, ya sean humanos, espirituales o morales. Entre ellos están la sinceridad, la bondad, la alegría, la amabilidad, la solidaridad, el perdón, la serenidad, la igualdad, la sensibilidad y, por supuesto, el amor, que es el más sublime de los valores.
Si queremos vivir de verdad, hemos de pararnos a meditar a menudo sobre nosotros mismos, con el propósito de obtener resultados positivos día tras día y no, por el contrario, quedar estancados en ese otro mundo, siempre regido por la ambición y por el éxito, el cual nos conducirá tarde o temprano a la insatisfacción.
El auténtico vivir es saber disfrutar de las cosas sencillas, como puede ser el canto de un pájaro, el murmullo de las olas del mar, la sonrisa natural o el amor a los demás. Algunos dirán que el trabajo también aporta vida al ser humano y estoy de acuerdo, pero eso es insuficiente, sobre todo si nos basamos en que una gran mayoría de la sociedad no desempeña esa labor vocacionalmente. Por otra parte, el trabajo, más que vida, nos ofrece, a nivel personal, ocupación y dinero y, socialmente hablando, avance. Pero ello es algo primordial, puesto que en caso contrario no existiría el mundo.
En síntesis, la vida se podría definir como un compendio de valores auténticos que todo ser humano tiene en su interior; en algunos casos, estos son naturales, y en otros adquiridos a través de la educación recibida o mediante la voluntad que uno ponga en ello. Por eso, si no los has descubierto aún, apresúrate y búscalos en ti. Lo conseguirás si te detienes todos los días un instante a reflexionar sobre quién eres y quién deberías y querrías ser.

TE ESPERO

 
Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé, sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
sé que ya no estás.
 

Ser mujer Amazigh





Amazigh es la traducción de "berebere" en lengua berebere o tamazight. Amazigh significa "hombre libre". Los imazighen (plural de amazigh) constituyen uno de los pueblos mas antiguos de la humanidad. Su presencia en la Tamazgha (África del norte, incluyendo las islas Canarias) se remonta a los 10.000 años de antiguedad. Es el único pueblo verdaderamente autóctonos de África del norte. Lo constituyen diversas etnias autóctonas, que tan pronto puede ser un Tuareg muy moreno y con el pelo rizadísimo como un kabilio rubio con ojos azules. Tienen todos en común una lengua cultural y ancestral. La denominación "bereber" deriva de barbarus, impreso por los romanos a todos los pueblos insumisos a Roma. Entre algunos grandes nombres de la historia amazigh, podemos citar: Masnsen (Massinissa), Yugurten (Jugurtha), Juba, Apulée, San Cipriano, San Agustín, Dihy (Kahina), Kuseila etc...



La historia del rey y la sirvienta




Cuento Sufí


¡Escuchad, oh amigos!, esta historia;

historia que, en sí, es el relato de nuestro propio estado.

(Masnawi I 35)


Un rey, acompañado de un grupo de cortesanos, ve, en el transcurso de un viaje, a una bella sirvienta, y, enamorándose de ella, la compra a su amo. Más tarde, cuando el rey quiere reunirse con su bella sirvienta, la encuentra enferma y moribunda. El rey, preocupado, llama a todos los médicos de la corte, solicitándoles que curen a su sirvienta. Sin embargo, por mucho que los médicos la tratan, no hay ninguna mejoría en la bella doncella. El rey, muy apenado y perdida toda esperanza en los médicos, se retira y se sumerge en lamentos y oraciones, suplicando a Dios, y refugiándose en Su misericordia. Durante sus oraciones, el rey se queda dormido y tiene un sueño en el que un anciano le da la buena nueva de que al día siguiente por la mañana un médico sabio vendrá para curar a la sirvienta. Por la mañana, el rey va a su encuentro, y cuenta su problema al médico de Dios, poseedor de un perfecto conocimiento de la psicología.

El médico espiritual, después de examinar a la sirvienta, y de estudiar todos los síntomas, diagnostica que la causa de su enfermedad no es física, sino más bien psíquica. De ahí que, para desatar el nudo emocional y resolver el problema psicológico de la sirvienta, entabla una conversación con ella. Toma la muñeca de la sirvienta en su mano, y, al mismo tiempo que controla atentamente su pulso, le pregunta acerca de las ciudades que ha visto, de la gente que conoce, etc. Hasta que, finalmente, descubre que está enamorada de un joven joyero que vive en la ciudad de Samarcanda.

A petición del médico espiritual, el rey envía un emisario en busca del joven, para ofrecerle el empleo de joyero de la corte, y éste lo acepta con codicia. Cuando el joven llega a palacio, el rey le recibe con honores y gratitud, y le confía la labor de trabajar con las valiosas joyas de la corte y, al mismo tiempo, por consejo expreso del médico, le regala a su bella sirvienta.

Después de varios meses, cuando la sirvienta recobra por completo la salud, el médico espiritual prepara un jarabe, y echando cada día, de forma secreta, un poco en la bebida del joven joyero, hace que éste, poco a poco, enferme, volviéndose cada día más delgado y pálido, hasta perder por completo su belleza, lo que, a su vez, causa que la sirvienta pierda toda la admiración que sentía por su amado y que se apague su amor.


El enamoramiento es visible por la pena del corazón.

No hay enfermedad como la enfermedad del corazón.

Los amores que son por el color y la belleza [externa],

no son amor, sino tan sólo una desgracia.

(Masnawi I 109-110)

Sanar un Corazón Roto — Existe una razón



Había una vez un joven que proclamó tener el más hermoso e intachable corazón. Un viejo le desafió. La multitud miró al corazón del anciano. El corazón le latía fuertemente, pero estaba lleno de cicatrices. Algunas partes le habían sido retiradas y otras le habían sido puestas, pero no quedaban del todo bien. El anciano miró al joven: “Nunca cambiaría mi corazón por el tuyo”. Cada cicatriz representa una persona a la que le he dado mi amor. Me he sacado un pedazo y se lo he entregado a ellos. A veces me daban una pieza de su roto corazón, la cual añadía al mío. Cuando la persona no correspondía a mi amor, quedaba un doloroso agujero. Esos agujeros permanecen abiertos, recordándome que yo amé a esas personas. Es posible que algún día ellos regresen y llenen ese espacio”.

Nadie escogería tener un corazón roto. La agonía y el tiempo de restauración son insoportables. Sin embargo, hay alguien que tiene un corazón intachable y ha elegido tenerlo roto. Médicamente, cuando un corazón se rompe, brota agua de él (Juan 19:33-34). De todas las formas posibles, Jesús experimentó un corazón roto. Él entiende la traición, la tentación y la pérdida (Isaías 53:3; Lucas 22:33-34; Mateo 14:10-13). Él es nuestro consolador, consejero y compañero, que llena los espacios vacíos de nuestro corazón

Sortilegio de Amor



Médicament pour le cœur

une douleur sans raison

cherchant un remède pour

le mal d'amour,

potion de milliers de remèdes

élixir de l'amour éternel

magie de beaux rêves,

amulette infaillibles

l'abondance de l'amour.

.

La plus belle rose

le feu oeillet plus rouge

le poème le plus tendre

La plus grande star

J'aime et confus

avec le ciel bleu.

.

Le breuvage plus extatique

, la cerise et la fraise

lier dans la tête

une chaîne d'orchidées

lier dans vos cheveux,

grand désir de vous

de fusionner tout mon cœur.

.

Parfums énervants de rose,

chaude plage soleil

couché sur le sable

mon cœur ouvert

de large,

d'attente pour votre présence

et votre arrivée.

.

entre sortilèges

voler dans les nuages

essence qui vient de votre âme,

la luminosité de votre sourire

caramélisées délice sucré

mon goût pleurer

et ce expirez âme.

.

Endormi dans le secret

secrets beauté de votre oreiller,

Je dis les nuits

vous avez été sans voix,

pour profiter de mes lèvres

succombent moi

centaines sur mon oreiller

et de se réveiller le matin

avec un seul désir,

un sort de vos yeux

laissez-moi plié

dans ma torture

de pleurer pour

le baiser qui me tue

et l'empoisonnement mon âme,

amour croissant

pas de remède ou un talisman

pour ce coeur

condamnée dès le jour

Je reconnais que, avec un

prenez votre main.

.

Et tendrement baiser

et vous a donné les clés le long

l'âme de ce roulement

erré avec le destin incertain,

sur les sentiers de nulle part

gardienne du silence

et la solitude du partenaire,

cette société la plus parfaite

quand on parle

avec les lèvres fermées

dissiper les mythes

et de vagues souvenirs.

.

Aujourd'hui

avait aucune histoire d'amour,

la mémoire est palpable

est de naviguer entre les versets

petites silhouettes

que courir et prendre le vol

dans ce coeur

qui se promène un peu

sur ce voyage

où le temps.


*****************
Medicina del corazón
a dolorido sin razón
buscando cura para
el mal de amor,
pócima de mil remedios
elixir de amor eterno
magia de sueños bellos,
amuleto infalible para
la abundancia en el amor.
.
La rosa mas hermosa
el clavel mas rojo fuego,
el poema mas tierno
la estrella mas grande
y un te quiero confundido,
con el azul del cielo.
.
El brebaje mas extasiante
con sabor cereza y fresa,
anudando en la cabeza
una cadena de orquídeas
en tu pelo amarrando,
en ti el gran deseo
de fundir mi corazón entero.
.
Enervante perfume de rosa,
candente sol de playa
tendido en la arena
mi corazón abierto
de par en par,
esperando tu presencia
y tu llegada.
.
Entre conjuros
volando entre nubes
esencia que brota de tu alma,
fulgor de tu sonrisa
acaramelada dulce manjar
que clama mi paladar
y esta alma que exhala.
.
Dormido entre secretos
bellos secretos de tu almohada,
que me dicen las noches
que te has quedado sin habla,
por disfrutar mis labios
verme sucumbir
mis cienes en la almohada
y despertar en la mañana
con solo un deseo,
un hechizo de tus ojos
que me deje doblegado
en mis suplicios
por pedir a gritos
el beso que me mata
y envenenar mi alma,
de amor creciente
sin cura ni talismán,
para este corazón
condenado desde el día
que con un acepto
tome tu mano.
.
Y en un beso enternecido
y largo te di las llaves
de esta alma que rodando
con destino incierto divagaba,
en los senderos de la nada
con el silenció de guardián
y soledad de compañera,
que compañía mas perfecta
cuando de hablar
con labios cerrados
despejando mitos
y recuerdos vagos.
.
Hoy por hoy
el amor no fue cuento,
es recuerdo palpable
es navegar entre versos
siluetas pequeñas
que corren y agarran vuelo,
en este corazón
que anda ligero
en este caminar
donde no para el tiempo.

Adolfo

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Obstáculos

  • Voy andando por un sendero.
  • Dejo que mis pies me lleven.
  • Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.
  • Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.
  • Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.
  • Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo… dudo.
  • Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto… Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.
  • Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo
  • Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos… Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo… y resisto.
  • Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado… descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños…
  • Me siento abatido… Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca… No dejaré que el muro impida mi paso.
Obstáculos – Jorge Bucay, cuentos para pensar, para reflexionar
  • Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire… De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.
  • Me recuerda a mí mismo… cuando era niño.
  • Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?
  • El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?
  • Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras… Los obstáculos los trajiste tú.
Jorge Bucay

Solo por amor

Camino por mi camino. Mi camino es una ruta con un solo carril, el mío.
A mi izquierda un muro eterno, separa mi camino del camino de alguien que transita a mi lado, del otro lado del muro.
De vez en cuando en este muro hay un agujero, una ventana, una hendidura… y puedo mirar hacia el camino de mi vecino o vecina.
Un día mientras camino, creo ver, del otro lado del muro, una figura que pasa a mi ritmo, en mi misma dirección.
Miro esa figura: es una mujer, es hermosa.
Ella también me ve. Me mira.
La vuelvo a mirar.
Le sonrío… y me sonríe.
Un momento después ella sigue andando su camino y yo apuro la marcha porque espero ansiosamente la próxima oportunidad de cruzarme con esa mujer.
En la próxima ventana me detengo un minuto.
Cuando ella llega, nos miramos a través de la ventana.
Parece tan encantada conmigo como yo con ella.
Le digo por señas lo mucho que ella me agrada.
Me contesta por señas. No sé si significan lo mismo que las mías, pero intuyo que ella entiende lo que quiero decirle.
Siento que me quedaría un largo rato mirándola y dejándome mirar, pero sé que mi camino continúa…
Me digo que más adelante en el camino, habrá seguramente una puerta y quizás pueda yo cruzar a encontrarme con ella.
Nada da más certeza que el deseo, así que me apuro por encontrar la puerta que imagino.
Empiezo a correr con la vista clavada en el muro.
Un poco más adelante la puerta aparece.
Allí está del otro lado, mi ahora deseada y amada compañera, esperando, esperándome.
Le hago un gesto, ella me devuelve un beso en el aire.
Me hace una seña como llamándome. Es todo lo que necesito.
Emprendo contra la puerta para reunirme con ella, de su lado del muro.
La puerta es muy estrecha, paso una mano, paso el hombro, hundo un poco la panza, me retuerzo un poquito sobre mí mismo, casi consigo pasar mi cabeza pero mi oreja derecha se queda trabada.
Empujo.
No hay caso, no pasa.
Y no puedo usar mi mano para torcerla, porque no podría poner ni un dedo allí…
No hay espacio para pasar con mi oreja, así que, tomo una decisión…
(Porque mi amada está allí, y me espera…).
(Porque es la mujer que siempre soñé y me llama…)
… Saco una navaja de mi bolsillo y de un sólo tajo rápido, me animo a darme un corte en la oreja para que mi cabeza pase por la puerta.
Y tengo éxito, mi cabeza consigue pasar…
Pero después de mi cabeza, veo que es mi hombro el que queda trabado.
La puerta, no tiene la forma de mi cuerpo.
Hago fuerza, pero no hay remedio, mi mano y mi cuerpo han pasado, pero mi otro hombro y mi otro brazo no pasan…
Ya nada me importa, así que…
Retrocedo, y sin pensar en las consecuencias, tomo envión y fuerzo mi paso por la puerta.
Al hacerlo, el golpe desarticula mi hombro y el brazo queda colgando como sin vida, pero ahora, afortunadamente, en una posición tal que no puedo atravesar la puerta…
Ya casi… casi, estoy del otro lado.
Justo cuando estoy a punto de terminar de pasar por la hendidura, me doy cuenta de que mi pie derecho se ha quedado enganchado del otro lado.
Por mucho que fuerzo y me esfuerzo, no puedo pasarlo.
No hay caso, la puerta es demasiado angosta para que mi cuerpo entero pase por ella.
Demasiado angosta, no pasan mis dos pies…
No lo dudo. Estoy ya casi al alcance de mi amada.
No puedo echarme atrás… Así que, agarro el hacha, y apretando los dientes, doy el golpe y desprendo la pierna.
Ensangrentado, a los saltos, apoyado en el hacha y con el brazo desarticulado, con una oreja y una pierna menos, me encuentro con mi amada.
Le digo:
- Aquí estoy. Por fin he pasado. Me miraste, te miré, me enamoré. He pagado todos los costos por ti… Todo vale en la guerra y el amor. No importan los sacrificios… valían la pena si eran para encontrarse contigo… para poder seguir juntos… juntos para siempre…
Ella me mira, se le escapa una mueca y me dice:
- Así no, así no quiero… A mí me gustabas cuando estabas entero.

Jorge Bucay

LA LLAVE DE LA FELICIDAD


“Cuenta la leyenda que antes de que la humanidad existiera, se reunieron varios duendes para hacer una travesura.
Uno de ellos dijo:
-Pronto serán creados los humanos. No es justo que tengan tantas virtudes y tantas posibilidades. Deberíamos hacer algo para que les sea más difícil seguir adelante. Llenémoslos de vicios y de defectos; eso los destruirá.
El más anciano de los duendes dijo:
-Está previsto que tengan defectos y dobleces, pero eso sólo servirá para hacerlos más completos. Creo que debemos privarlos de algo que, aunque sea, les haga vivir cada día un desafío.
-¡¡¡Qué divertido!!! -dijeron todos.
Pero un joven y astuto duende, desde un rincón, comentó:
-Deberíamos quitarles algo que sea importante…¿pero qué?
Después de mucho pensar, el viejo duende exclamó:
-¡Ya sé! Vamos a quitarles la llave de la felicidad.
-¡Maravilloso… fantástico…excelente idea! -gritaron los duendes mientras bailaban alrededor de un caldero.
El viejo duende siguió:
-El problema va a ser donde esconderla para que no puedan encontrarla.
El primero de ellos volvió a tomar la palabra:
-Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo.
A lo que otro miembro repuso:
-No, recuerda que tienen fuerza y son tenaces, escalarían el monte y el desafío terminará.
El tercer duende dijo:
-Escondámosla en el fondo del mar. -No dijo otro, recuerda que tienen curiosidad, alquien inventará una máquina para bajar y la encontrará.
El tercero dijo:
-Elijamos algún planeta. A lo cual los otros dijeron: no, recuerda su inteligencia, algún día inventarán una nave que pueda viajar a otros planetas y la descubrirán.
Un duende viejo, que había estado escuchando en silencio se puso de pie y dijo:
-Creo saber dónde ponerla, debemos esconderla donde nunca la buscarían
Todos voltearon asombrados y preguntaron.
-¿Dónde?
-El duende respondió:
-La esconderemos DENTRO DE ELLOS MISMOS… muy cerca de su corazón.
La risa y los aplausos se multiplicaron. Todos los duendes reían:
-¡ Ja…Ja… Ja…! Estarán tan ocupados buscándola fuera, desesperados, sin saber que la traen consigo todo el tiempo.
El joven escéptico acotó:
-Los hombres tienen el deseo de ser felices, tarde o temprano alguien será suficientemente sabio para descubrirla y se lo dirá a todos.
-Quizás suceda así -dijo el más anciano de los duendes-, pero los hombres también poseen una innata desconfianza de las cosas simples. Si ese hombre llegara a existir y revelara que el secreto está escondido en el interior de cada uno …. nadie le creerá.
Encontrar el sentido de tu vida es descubrir la llave de la felicidad

Jorge Bucay

Puedes contar conmigo....



Quiero que me oigas sin juzgarme.
Quiero que opines sin aconsejarme.
Quiero que confíes en mi sin exigirme.
Quiero que me ayudes sin intentar decidir por mi.
Quiero que me cuides sin anularme.
Quiero que me mires sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces sin asfixiarme.
Quiero que me animes sin empujarme.
Quiero que me sostengas sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas sin mentiras.
Quiero que te acerques sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que mas te disgusten,
Que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas…que hoy puedes contar conmigo…sin condiciones.

Jorge Bucay

¿Eres un camello en el desierto?

 
 
Cuentan que había una caravana en el desierto.
Al caer la noche la caravana se detiene.
El muchachito encargado de los camellos se acerca al encargado de guiar la caravana y le dice:

_Tenemos un problema, tenemos 20 camellos y 19 cuerdas, así que ¿cómo lo hacemos?

Él les dice:

_Bueno, los camellos son bastante bobos, en realidad, no son muy lúcidos, así que anda al lado del camello que falta y haz como que lo atas. Él se va a creer que lo estás atando y se va a quedar quieto.

Un poco desconfiado, el chico va y hace como que lo ata y el camello en efecto se queda ahí, paradito, como si estuviera atado.

A la mañana siguiente, cuando se levantan, el cuidador cuenta los camellos, y están los veinte.

Todos los camellos avanzan en fila hacia la ciudad, todos menos uno que queda ahí.

_Jefe, hay un camello que no sigue a la caravana.

_ ¿Es el que ataste ayer porque no tenías la soga?

_Sí, ¿Cómo lo sabe?

_No importa. Anda y haz como que lo desatas, porque si no va a seguir creyendo que está atado, y si él cree que está atado, no empezará a caminar.

¿Cuantos años llevas vividos?

¿Cuál es tu soga?

¿Y tu escusa preferida?

"El camino de las lágrimas" J. Bucay

Para Navidad Amor,para la vida Amor, para todo AMOR


Amor es vida vida es alegría
quien nunca amó vivió sin ilusión
alegres cantan sus melodías
las ansiedades del corazón
alegres cantan sus melodias
las ansiedades del corazón
alegre estoy cantando voy
este es el día que hizo el señor
alegre estoy cantando voy
este es el dia que hizo el señor
yo soy feliz por cada día nuevo
por las estrellas de renacer
por las estrellas y por el cielo
por la alegria de renacer
alegre estoy cantando voy
este es el día que hizo el señor
alegre estoy cantando voy
este es el dia que hizo el señor
cuando recuerdo aquel amor divino
que siendo dios al suelo descendió
mi alma canta mi alma goza
porque la vida me dio el señor
mi alma canta mi alma goza
porque la vida me dio el señor
alegre estoy cantando voy
este es el día que hizo el señor
alegre estoy cantando voy
este es el dia que hizo el señor
por los caminos aridos del mundo
busco la huella del amor feliz
soy peregrino soy vagabundo
un cielo eterno brilla hoy en mi
soy peregrino soy vagabundo
un cielo eterno brilla hoy en mi
alegre estoy cantando voy
este es el día que hizo el señor
alegre estoy cantando voy
este es el dia que hizo el señor

domingo, 13 de noviembre de 2011

El navajo azul - gheorghe zamfir

♫ Gheorghe Zamfir - Ete D'amour ♫

I WILL ALWAYS LOVE YOU - GHEORGHE ZAMFIR

Khaled congrega a unas 20.000 personas en la Fiesta Womad



LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
El público grancanario respondió de forma masiva y contundente a la única cita Womad de ayer en el parque de Santa Catalina, llegando a registrarse más de 20.000 personas cuando estaba algo avanzada la noche.

La jornada transcurrió como una maratón de conciertos desde las 17.00 horas hasta las cuatro de la madrugada, con la propuestas del argelino Khaled y el congoleño Baloji como citas más multitudinarias. Ambos artistas ofrecieron repertorios frescos y contagiosos que pusieron a bailar un público variopinto y de todas las edades.

La banda local The Monos, ante muchos espectadores para ser primera hora de la tarde, arrancarían los conciertos. Le seguiría Arístides Moreno que, solo con la guitarra, logró que todos se movieran a los ritmos de Horcon Boys, Para hoy, y se despidió deseando que "el próximo año fuesen cuatro días".

17 Hippies fue la referencia balcánica de la noche, y tras la lectura del manifiesto Womad a cargo de la periodista e hija predilecta de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, Herminia Fajardo, salieron Tangus of Heart. El grupo inglés, que acudía en sustitución de CW Stoneking, mostró un repertorio fresco y contagioso que bebía del ska británico de los setenta tipo Madness, The Beat o Selecter. El sonido minimalista y a veces inclasificable de Chapelieur Fou y el flamenco repleto de texturas multiculturales de Las Migas terminaron de perfilar un Womad que concluiría con las sesiones de DJ Floro acompañado por Alma Afrobeat Ensemble y que se prolongarían hasta las cuatro de la madrugada.

Talleres

Sin embargo, y ya desde la mañana, la fiesta comenzaba con la llegada de mucho padres e hijos para asistir a los talleres infantiles en el Edificio Miller, o de los cinéfilos que acudían al ciclo de cine en el Museo Elder. También, por la mañana, los portavoces de cinco de las formaciones más importantes atendieron a los medios. Así, el argelino Khaled reconocía que el papel de los artistas era alzar la voz para enviar su mensaje, aunque, reconoció, "en los pueblos integristas hay que gritar para que te escuchen". En su opinión, "los artistas no tenemos armas, pero tenemos la voz para cambiar el mundo", pero añadió que los recientes acontecimientos en países como Libia, Túnez o Siria, demuestran que "es el mundo el que se está tambaleando", y sobre esto opinó que "lo que sucede me preocupa mucho y hay que ver cómo termina esto".

El cantante reconoció que "no hay que olvidar a otros pueblos ya que hay muchos niños que sufren y que mueren de hambre en África" y definió su música como una mezcla de blues, jazz, rock y música andaluza. Por su parte, Jerome Harper, de Brassroots, reconoció liderar a una banda de metales con influencias de New Orleans, Israel, etc, y que muchas de sus versiones están "reimaginadas", como sucede con Beyoncé o Kylie Minogue con New Order.

"Lo mejor del Womad", señaló, "es que es una plataforma de intercambio entre gente del mundo", como sucede con una colaboración que harían en directo Baloji y que no habría sido posible de otra manera. Jaz Delorean, de Tangus of Heart, reconoció que "tenemos influencias de discos de Serbia, Albania o Grecia", pero reconoció, de forma jocosa, que "no sabíamos de qué artistas eran porque no estaban etiquetados".