viernes, 11 de noviembre de 2011

Galería de MCBROWN2010

Almendro en florFaro de MaspalomasCumbres de Gran CanariaVistas Playa de Las CanterasLa playa de Las CanterasMogán: la Venecia canaria
Casa canariaBrumas bajerasSofí,preparada para la fiestaa cuesta con la virgenrecuerdos de un olvidoItsmo canario
Noche en el TEIDEPresa de SorruedaSol y nieve en las islasgran nevada en gran canaria2 titanes
El mar canarioLa cumbre nevadaLa soledad del fríoCualquier instante es bueno para ser felizCumbre nevada¡ Qué frío....!

La galería de MCBROWN2010 en Flickr.

Jorge Luis Borges: Acerca de mis cuentos : El Zahir.

Moneda de veinte centavos (1921)
Tal vez algunos de ustedes se preguntaron, con cierta lógica, qué es el Zahir. Es un cuento de Borges, pero ¿qué representa?. . . Podría escribir un análisis, pero quién mejor que Jorge Luis Borges para contarnos cómo surgió su famoso relato.
"... Voy a tratar entonces de recordar un cuento mío. Estaba dudando mientras me traían y me acordé de un cuento que no sé si ustedes han leído: se llama El Zahir. Voy a recordar cómo llegué yo a concepción de ese cuento. Uso la palabra «cuento» entre comillas, que no sé si lo es o qué es, pero, en fin, el tema de los géneros es lo de menos. Croce creía que no hay géneros; yo creo que sí, que los hay en el sentido de que hay una expectativa en el lector. Si una persona lee un cuento, lo lee de un modo distinto de su modo de leer cuando busca un artículo en una enciclopedia o cuando lee una novela, o cuando lee un poema. Los textos pueden no ser distintos pero cambian según el lector, según la expectativa. Quien lee un cuento sabe o espera leer algo que lo distraiga de su vida cotidiana, que lo haga entrar en un mundo, no diré fantástico —muy ambiciosa es la palabra— pero sí ligeramente distinto del mundo de las experiencias comunes.
Ahora llego a El Zahir y, ya que estamos entre amigos, voy a contarles cómo se me ocurrió ese cuento. No recuerdo la fecha en la que escribí ese cuento, sé que yo era director de la Biblioteca Nacional, que está situada en el Sur de Buenos Aires, cerca de la iglesia de La Concepción; conozco bien ese barrio. Mi punto de partida fue una palabra, una palabra que usamos casi todos los días sin darnos cuenta de lo misterioso que hay en ella (salvo que todas las palabras son misteriosas): pensé en la palabra inolvidable, unforgettable en inglés. Me detuve, no sé por qué, ya que habla oído esa palabra miles de veces, casi no pasaba un día en que no la oía; pensé: qué raro sería si hubiera algo que realmente no pudiéramos olvidar. Qué raro sería si hubiera, en lo que llamamos realidad, una cosa, un objeto —¿por qué no?— que fuera realmente inolvidable.
Ese fue mi punto de partida, bastante abstracto y pobre; pensar en el posible sentido de esa palabra oída, leída, literalmente inolvidable, unforgettable, unvergesslich, inoubliable. Es una consideración bastante pobre, como ustedes han visto. En seguida pensé que si hay algo inolvidable, ese algo debe ser común, ya que si tuviéramos una quimera, por ejemplo, un monstruo con tres cabezas (una cabeza creo que de cabra, otra de serpiente, otra creo que de perro, no estoy seguro), lo recordaríamos ciertamente. De modo que no habría ninguna gracia en un cuento con un minotauro, con una quimera, con un unicornio inolvidables; no, tenía que ser algo muy común. Al pensar en ese algo común pensé, creo que inmediatamente, en una moneda, ya que se acuñan miles y miles de monedas todas exactamente iguales. Todas con la efigie de la libertad, o con un escudo o con ciertas palabras convencionales. Qué raro sería si hubiera una moneda, una moneda perdida entre esos millones de monedas, que fuera inolvidable. Y pensé en una moneda que ahora ha desaparecido, una moneda de veinte centavos, una moneda igual a las otras, igual a la moneda de cinco, o a la de diez, un poco más grande; qué raro si entre los millones, literalmente, de monedas acuñadas por el Estado, hubiera una que fuera inolvidable. De ahí surgió una idea; una inolvidable moneda de veinte centavos. No sé si existen aún, si los numismáticos las coleccionan, si tienen algún valor, pero, en fin, no pensé en eso en aquel tiempo. Pensé en una moneda que para los fines de mi cuento tenía que ser inolvidable; es decir: una persona que la viera no podría pensar en otra cosa.
Luego me encontré ante la segunda o tercera dificultad... he perdido la cuenta. ¿Por qué esa moneda iba a ser inolvidable? El lector no acepta la idea, yo tenía que preparar la inolvidabilidad de mi moneda y para eso convenía suponer un estado emocional en quien la ve, había que insinuar la locura, ya que el tema de mi cuento es un tema que se parece a la locura o a la obsesión. Entonces pensé, como pensó Edgar Allan Poe cuando escribió su justamente famoso poema El Cuervo, en la muerte de una mujer hermosa. Poe se preguntó a quién podía impresionar la muerte de esa mujer, y dedujo que tenía que impresionarle a alguien que estuviese enamorado de ella. De ahí llegué a la idea de una mujer, de quien yo estoy enamorado, que muere, y yo estoy desesperado.
En ese punto hubiera sido fácil, quizás demasiado fácil, que esa mujer fuera como la perdida Leonor de Poe. Pero no decidí mostrar a esa mujer de un modo satírico, mostrar el amor de quien no olvidará la moneda de veinte centavos como un poco ridículo; todos los amores lo son para quien los ve desde afuera.
Entonces, en lugar de hablar de la belleza del low splendor, la convertí en una mujer bastante trivial, un poco ridícula, venida a menos, tampoco demasiado linda. Imaginé esa situación que se da muchas veces: un hombre enamorado de una mujer, que sabe, por un lado, que no puede vivir sin ella y, al mismo tiempo, sabe que esa mujer no es especialmente memorable, digamos, para su madre, para sus primas, para la mucama, para la costurera, para las amigas; sin embargo, para él, esa persona es única.
Eso me lleva a otra idea, la idea de que quizás toda persona sea única, y que nosotros no veamos lo único de esa persona que habla en favor de ella. Yo he pensado alguna vez que esto se da en todo, si no fijémonos que en la Naturaleza, o en Dios (Deus sive Natura, decía Spinoza) lo importante es la cantidad y no la calidad. Por qué no suponer, entonces, que hay algo, no sólo en cada ser humano, sino en cada hoja, en cada hormiga, único, que por eso Dios, o la Naturaleza, crea millones de hormigas; es falso, no hay millones de hormigas, hay millones de seres muy diferentes, pero la diferencia es tan sutil que nosotros los vemos como iguales.
Entonces, ¿qué es estar enamorado? Estar enamorado es percibir lo único que hay en cada persona, eso único que no puede comunicarse salvo por medio de hipérboles o de metáforas. Entonces, por qué no suponer que esa mujer, un poco ridícula para todos, poco ridícula para quien está enamorado de ella, esa mujer muere. Y luego tenemos el velorio. Yo elegí el lugar del velorio, elegí la esquina, pensé en la iglesia de La Concepción, una iglesia no demasiado famosa ni demasiado patética, y luego al hombre que después del velorio va a tomar un guindado a un almacén. Paga; en el cambio le dan una moneda y él distingue en seguida que hay algo en ella —hice que fuera rayada para distinguirla de las otras. Él ve la moneda, está muy emocionado por la muerte de la mujer, pero al verla ya empieza a olvidarse de ello, empieza a pensar en la moneda. Ya tenemos el objeto mágico para el cuento. Luego vienen los subterfugios del narrador para librarse de esa que él sabe que es una obsesión. Hay diversos subterfugios: uno de ellos es perder la moneda. La lleva, entonces, a otro almacén que queda un poco lejos. La entrega en el cambio, trata de no fijarse en qué esquina está ese almacén, pero eso no sirve para nada porque él sigue pensando en la moneda.
Luego llega a extremos un poco absurdos. Por ejemplo, compra una libra esterlina con San Jorge y el dragón, la examina con una lupa, trata de pensar en ella y olvidarse de la moneda de veinte centavos ya perdida para siempre, pero no logra hacerlo. Hacia el final del cuento el hombre va enloqueciendo pero piensa que esa misma obsesión puede salvarlo. Es decir, habrá un momento en el cual ya el universo habrá desaparecido, el universo será una moneda de veinte centavos. Entonces él —aquí produje un pequeño efecto literario— él, Borges, estará loco, no sabrá que es Borges. Ya no será otra cosa que el espectador de esa perdida moneda inolvidable. Y concluí con esta frase debidamente literaria, es decir, falsa: «Quizás detrás de la moneda está Dios». Es decir, si uno ve una sola cosa, esa cosa única es absoluta. Hay otros episodios que he olvidado, quizás alguno de ustedes los recuerde. Al final, él no puede dormir, sueña con la moneda, no puede leer, la moneda se interpone entre el texto y él, casi no puede hablar sino de un modo mecánico, porque realmente está pensando en la moneda, así concluye el cuento.
Bien, ese cuento pertenece a una serie de cuentos, en la que hay objetos mágicos que parecen preciosos al principio y luego son maldiciones, sucede que están cargadas de horror. Recuerdo otro cuento que esencialmente es el mismo y que está en mi mejor libro, si es que yo puedo hablar de mejores libros: El libro de arena. Ya el título es mejor que El Zahir, creo que zahir quiere decir algo así como maravilloso, excepcional. En este caso, pensé antes que nada en el titulo: El libro de arena, un libro imposible, ya que no puede haber libros de arena, se disgregarían. Lo llamé libro de arena porque consta de un número infinito de páginas. El libro tiene el número de la arena, o más que el presumible número infinito de páginas, no puede abrirse dos veces en la misma.
Este libro podría haber sido un gran libro, de aspecto ilustre; pero la misma idea que me llevó a una moneda de veinte centavos en el primer cuento, me condujo a un libro mal impreso, con torpes ilustraciones y escrito en un idioma desconocido. Necesitaba eso para el prestigio del libro, y lo llamé Holy Writ —escritura sagrada—, la escritura sagrada de una religión desconocida. El hombre lo adquiere, piensa que tiene un libro único, pero luego advierte lo terrible de un libro sin primera página (ya que si hubiera una primera página habría una última). En cualquier parte en la que él abra el libro, habrá siempre algunas páginas entre aquella en la que él abre y la tapa. El libro no tiene nada de particular, pero acaba por infundirle horror y él opta por perderlo y lo hace en la Biblioteca Nacional. Elegí ese lugar en especial porque conozco bien la biblioteca.
Así, tenemos el mismo argumento: un objeto mágico que realmente encierra horror.
Pero antes yo había escrito otro cuento titulado Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. Tlön, no se sabe a qué idioma corresponde. Posiblemente a una lengua germánica. Uqbar sugiere algo arábigo, algo asiático. Y luego dos palabras claramente latinas: Orbis Tertius, mundo tercero. La idea era distinta, la idea es la de un libro que modifique el mundo.
Yo he sido siempre lector de enciclopedias, creo que es uno de los géneros literarios que prefiero porque de algún modo ofrece todo de manera sorprendente. Recuerdo que solía concurrir a la Biblioteca Nacional con mi padre; yo era demasiado tímido para pedir un libro, entonces sacaba un volumen de los anaqueles, lo abría y leía. Encontré una vieja edición de la Enciclopedia Británica, una edición muy superior a las actuales ya que estaba concebida como libro de lectura y no de consulta; era una serie de largas monografías. Recuerdo que una noche especialmente afortunada en la que busqué el volumen que corresponde a D-L y leí un artículo sobre los druidas, antiguos sacerdotes de los celtas, que creían —según César— en la transmigración (puede haber un error de parte de César). Leí otro artículo sobre los drusos del Asia Menor, que también creen en la transmigración. Luego pensé en un rasgo no indigno de Kafka: Dios sabe que esos drusos son muy pocos, que los asedian sus vecinos, pero al mismo tiempo creen que hay una vasta población de drusos en la China y creen, como los druidas, en la transmigración. Eso lo encontré en aquella edición, creo que del año 1910, y luego en la de 1911 no encontré ese párrafo, que posiblemente soñé; aunque creo recordar aún la frase Chinese druses —drusos chinos— y un artículo sobre Dryden, que habla de toda la triste variedad del infierno, sobre el cual ha escrito un excelente libro el poeta Eliot; eso me fue dado en una noche.
Y como siempre he sido un lector de enciclopedias, reflexioné —esa reflexión es trivial también, pero no importa, para mí fue inspiradora— que las enciclopedias que yo había leído se refieren a nuestro planeta, a los otros, a los diversos idiomas, a sus diversas literaturas, a las diversas filosofías, a los diversos hechos que configuran lo que se llama el mundo físico. ¿Por qué no suponer una enciclopedia de un mundo imaginario)
Esa enciclopedia tendría el rigor que no tiene lo que llamamos realidad. Dijo Chesterton que es natural que lo real sea más extraño que lo imaginado, ya que lo imaginado procede de nosotros, mientras que lo real procede de una imaginación infinita, la de Dios. Bueno, vamos a suponer la enciclopedia de un mundo imaginario. Ese mundo imaginario, su historia, sus matemáticas, sus religiones, las herejías de esas religiones, sus lenguas, las gramáticas y filosofías de esas lenguas, todo eso va a ser más ordenado, es decir, más aceptable para la imaginación que el mundo real en el que estamos perdidos, del que podemos pensar que es un laberinto, un caos. Podemos imaginar, entonces, la enciclopedia de ese mundo, o esos tres mundos que se llaman, en tres etapas sucesivas, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. No sé cuántos ejemplares eran, digamos treinta ejemplares de ese volumen que leído y releído, acaba de suplantar la realidad—, ya que la historia real que narra es más aceptable que la historia real que no entendemos, su filosofía corresponde a la filosofía que podemos admitir fácilmente y comprender el idealismo de Hume, de los hindúes, de Schopenhauer, de Berkeley, de Spinoza. Supongamos que esa enciclopedia funde el mundo cotidiano y lo reemplaza. Entonces, una vez escrito el cuento, aquella misma idea de un objeto mágico que modifica la realidad lleva a una especie de locura; una vez escrito el cuento pensé: «¿qué es lo que realmente ha ocurrido?». Ya que, ¿qué seria del mundo actual sin los diversos libros sagrados, sin los diversos libros de filosofía?
Ese fue uno de los primeros cuentos que escribí. Ustedes observarán que esos tres cuentos de apariencia distinta, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, El Zahir y El libro de arena son esencialmente el mismo: un objeto mágico intercalado en lo que se llama mundo real.

El Zahir


20060216234459-lanza.jpg


Según el escritor Jorge Luis Borges, la idea del Zahir
procede de la tradición islámica, y se estima que surgió
en torno al siglo XVIII. En árabe, Zahir significa visible,
presente, incapaz de pasar desapercibido. Algo o alguien con
el que, una vez entramos en contacto, acaba ocupando poco
a poco nuestro pensamiento, hasta que no somos capaces de
concentrarnos en nada más. Eso se puede considerar santidad o locura.



Enciclopedia de lo Fantástico, 1953, Faubourg Saint-Pères.

Ayer me tropecé con este párrafo, y desde entonces no he parado de darle vueltas. ¿Quién es mi Zahir? ¿Tengo yo Zahir? me parece que no.
Recuerdo una conversación que tuve con Sam. Él me explicaba emocionado todo lo que sentía por su pasión, pero yo no le entendía. No tenía el mismo efecto en mi ese algo que tanto le llamaba la atención. Terminó diciéndome que ojalá tuviera yo algo así como él, que le daba vida y le provocaba esos momentos intensos de felicidad. Me dio pena entonces, y ahora.
No tengo nada en mi vida que acapare todos mis sentidos. Todo me da igual. Las cosas me importan lo mínimo, y no tengo especial interés por nada.
Por ejemplo la carrera. Me queda poco para acabarla, y saber que después ya no tendré que seguir estudiando estas asignaturas que tanto me agobian, no es ningún aliciente para mi. Cuando me siento a estudiar, sólo pienso en aprendérmelo lo antes posible para aprobar y olvidarme para siempre de esa dichosa asignatura. No me importa lo que me cuenta, me parece aburrido y no me interesa. Me da absolutamente igual. No me importa.
Hay muchas cosas que me gustan, pero no son ningún motivo por lo que vivir. No dan un sentido pleno a mi vida. Tampoco es que lo busque ansiosamente. A veces cuando uno desea con fervor ser feliz, no se da cuenta de que ya lo es. Siempre se espera más. Y yo aunque estoy bien, mi vida es... tranquila... estoy contenta con lo que tengo... en ocasiones pienso que me quejo de vicio, que vergüenza me tendría que dar el estar así a mi edad, con la de proyectos que tengo, mi vida acaba de empezar... pero no sé por qué, encuentro una sensación de vacío como telón de fondo.
Sin embargo, no siempre ha sido así. Claro que he tenido Zahir, y estaba disfrazado de persona. Invadía cada minuto de mi vida. Entró poco a poco. A veces, durante mi día, algo me llevaba a pensar en él. Y sonreía. Después, cuánto más le conocía, más veces usurpaba mis pensamientos. Sin querer, haces todo como si esa persona te estuviera mirando constantemente. Y sucede así, porque parece que lo llevas contigo a todas partes. Piensas en él mientras desayunas, cuando te vas a la cama, al peinarte... Y despierta instintos que creías inexistentes dentro de ti, como las ganas de ser mejor persona, el compartir, ofrecer, depositar confianza..... (amar......).....
Es curioso cómo algo o alguien puede hacerte cambiar el modo de ver la vida. De repente, todo es precioso, perfecto. Parece mentira que algún día hayas estado decaída, ¡¡con lo maravilloso que es el mundo con tu Zahir en él!!
Creo que en los primeros momentos, lo denominé "locura", pero más tarde, "obsesión". Y ésto no es bueno, porque termina minando a la persona. Así que, decidí romper el hilo que me unía a mi Zahir.
Algunas veces más... he encontrado algo que me ha ilusionado, pero sólo durante un tiempo. Después, vuelvo a estar sola.

Autor: Kamala
Cuántas veces nuestro zahir nos hace volvar tan alto que perdemos la consciencia de la realidad y lo exacto...

MCM

Within my soul and my heart



I do not know where to find,
Do not know how to reach you,
I hear your voice in the wind
I feel you under my skin
Within my heart and my soul,
I hope so.
Adagio.

All these nights without you,
All my dreams I have you,
I see and touch your face, I fall into your arms,
And when the time is right know.
You'll be in my arms.
Adagio.

I close my eyes and find a way
I do not need and pray, I've walked so far
I fought so hard, there is nothing left
To explain, and I know that all that remains,
It's a piano,

If you know where to find
If you know how to reach me,
Before this light fades
Before I run out of faith

It is the only man to tell me,
You'll hear my heart, lay down your life,
And you'd stay forever ...

Do not let this light fade
No, no, no, no, no.
Do not let it end my faith,
It is the only man to tell me
You think. Make me believe,
Do not let me go,

Canto a Las Islas Canarias



Ay, Canarias

La tierra de mis amores

Ramo de flores

Que brota de la mar.



Vergel de bellaza sin par

Son nuestras islas Canarias,

Que hacen despierto soñar.

Jardín ideal siempre en flor,

Son las mujeres las rosas,

Luz del cielo y del amor.



El corazón de los guanches,

El murmullo de la brisa.

Suspiran todos amantes

Por el amor de una isa.



Desde la cumbe bravía

Hasta el mar que nos abraza.

No hay tierra como la mía

Ni raza como mi raza.



Siete estrellas brillan en el mar:

Benahoare, Hero y Tamarán,

Tytherogakaet y Achinech,

Maxorata y Gomera tambien.



¡Ay, mis siete islas Canarias,

con el pico Teide de guardián,

son siete hermosos corazones,

que palpitan al compás!



¡Mis siete islas Canarias!

Cuento Canario


Hace tiempo, en el siglo pasado en el norte de Tenerife, había un doctor español que se llamaba Peytavi, gordo, mofletudo y aprovechado de sus enfermos como el que más.

Un día, el doctor iba montado en su mula pa visitar a un enfermo guanche en los montes de la Orotaba, que tenía un absceso en la garganta. Nuestro doctor se encuentra con un amigo a la puerta de la casa de su cliente; se baja de la mula pa charlar un rato más cómodamente, entonces la mula, viendo la puerta de la casa abierta, entra sola en la casa.

La habitación donde se encontraba el enfermo, estaba en el entresuelo. La mula, despacio, entra en la habitación del pobre hombre, que como estaba en artículo morte, estaba acostado en su cama. Al oír los pasos de la mula el campesino guanche cree que es el doctor el que llega, y levanta el brazo sin volverse pa que le tome el pulso. La mula canaria que ve el brazo delante de ella abre la boca y le muerde la mano. Nuestro enfermo, horrorizado, vuelve la cabeza, ve la mula y se tira de la cama dando gritos, después, viendo al animal, le da un ataque de risa tal, que hace que vomite y le sale el absceso de la garganta y se queda hablando y curado.

En ese momento llega el doctor español, el tal Peytavi y comienza a darle bastonazos a la mula; es entonces cuando el enfermo le grita al doctor:¨ ! Alto ahí, señó doctor¡, hay que maravillarse de lo que aquí ha sucedido: ver una mula canaria curar un terrible mal, que usted con toda su ciencia y sus estudios en España no había podido curar en varias semanas. A partir de ahora, si vuelvo a caer enfermo gravemente, envíeme su mula y quédese usted tranquilo en su consulta.¨


Popular

Imagenes de mi isla: Gran Canaria

Almendro en florFaro de MaspalomasCumbres de Gran CanariaVistas Playa de Las CanterasLa playa de Las CanterasMogán: la Venecia canaria
Casa canariaBrumas bajerasSofí,preparada para la fiestaa cuesta con la virgenrecuerdos de un olvidoItsmo canario
Noche en el TEIDEPresa de SorruedaSol y nieve en las islasgran nevada en gran canaria2 titanes
El mar canarioLa cumbre nevadaLa soledad del fríoCualquier instante es bueno para ser felizCumbre nevada¡ Qué frío....!

La galería de MCBROWN2010 en Flickr.

Diferentes vistas de lugares emblemáticos de la isla.