sábado, 4 de diciembre de 2010

Dios está aquí

Secas tus ojos no llores Mas … Levanta el rostro y vuelve a soñar… Por mas que Intentemos Buscar alguna respuesta a lo que sucede en tu vida no la hay solo el tiempo da la razón… La vida continua Mientras mas caigas levántate una y otra ves… No te quedes en el suelo tirada como un trapo viejo derrotado si no que lucha y ten fuerza, Por ti O Por Los Que Están A Tu alrededor Mientras nosotros deseamos morir Por cualquier problema… otro desean vivir… No te rindas nunca… Siempre ten fe Quizá sientas que la pena no tiene Cura Pero el de arriba Cura las heridas que te parecían incurables… Deja que entre el Señor En tu Corazón: RECUERDA SIEMPRE EL UNICO QUE NO TE ABANDONA ES DIOS. TE PONE PRUEBAS A DIARIO PERO TU CONTRUYES TU DESTINO. Mira hacia adelante valórate, Amate, y respétate Dios lo hace y los que te aman igual fuerzas te envío si estas pasando un mal momento todo se pasa en esta vida, desilusión, alegrías, tristezas, etc. en fin depende de uno seguir en el circulo vicioso de infelicidad… pero siempre esta Dios al lado de uno…
Pensamientos positivos

miércoles, 1 de diciembre de 2010

MIRANDO LAS ESTRELLAS



Mirando las estrellas me di cuenta, que en cada una de ellas existe un paraíso. Mirando las estrellas comprendí el valor que no damos a la vida.



Cuando ésta sin querer nos quita cosas, pensamos que es injusta y olvidamos que sin ella no seríamos quienes somos.



Ellas que están allá, tan lejos de éste mundo, al menos sobreviven con su pequeño brillo; y nosotros acá, tan llenos de momentos, nos sentimos morir cuando algo se termina...



Me di cuenta que a veces no sólo en éste mundo existe soledad...

Pero al menos siguen brillando, buscando una razón para salir de ella.



En cambio acá, nosotros, pensamos que estar solos es el fin de la vida; y no nos damos cuenta que a veces la soledad nos ayuda a encontrar respuestas que no estaban.



Hoy mirando una estrella, descubrí que en ella están los sueños, los besos, la felicidad y aquel tiempo que se perdió algún día.





Comprendí que el amor tiene un millón de vueltas. Que a veces nos sorprende. Nos da felicidad, y a veces se transforma en lo peor que hay.



Mirando una de ellas, Aprendí a sonreír, y pude ver la verdad:



* que no sirve el ORGULLO cuando existe AMISTAD;



* que no sirve LLORAR cuando un amor se va;



* que no vale la pena aprender a CALLAR;



*que no existen FRONTERAS cuando tenemos VIDA y que…





APRENDER A VIVIR, ES LO MEJOR QUE HAY

martes, 30 de noviembre de 2010

ESTÁ LA MAR EN CALMA: poema acompañado por música de Claude Sirois

¿Dónde te aprieta el Zapato?

Nos cuenta Plutarco en una de sus historias, que en aquellos tiempos

de la antigüedad había un romano que decidió separarse de su mujer abandonándola.

Sus amigos le recriminaron por ello, pues no veían claros los motivos de aquel divorcio:

- ¿No es hermosa? -preguntaban.

- Sí. Lo es. Y mucho.

- ¿No es, acaso, casta y honrada?

- Sí. También lo es.

Extrañados, insistían en conocer el motivo que había llevado a su amigo

a tomar una decisión tan extrema.

El romano, entonces, se quitó un zapato y mostrándolo a sus amigos, preguntó:

- ¿Es bonito?

- Sí. Lo es -dijeron ellos.

- ¿Está bien construido?

- Sí. Eso parece -todos aprobaron.

Y entonces él, volviéndoselo a calzar, les aseguró:

- Pero ninguno de ustedes puede decir dónde me aprieta.

De ahí viene la típica frase que hemos oído alguna vez:

"¿Dónde me aprieta el zapato?" Nadie puede saberlo sino el mismo que lo usa.

Nadie más que uno mismo puede estar en sus propios zapatos.

Los cheyennes, indios americanos, tienen una frase que encaja con lo expresado.

Dice: "Para conocer a una persona,

hemos de andar muchos kilómetros con sus propios mocasines".

Algo similar al proverbio español:

"No conocerás a nadie hasta haber consumido con él un saco de sal".

De ahí el respeto que nos han de inspirar las decisiones ajenas.

Siempre corresponden a situaciones que desconocemos.

Y es que no estamos en los zapatos de la otra persona.

¡Sepamos dónde nos aprieta el zapato!

Pero evitemos juzgar dónde les aprieta a los demás..