viernes, 21 de mayo de 2010

Una carta de Dios para ti ¡¡¡


Puede ser que tú no me conozcas, pero Yo sé todo acerca de ti ... Salmos 139:1

Yo sé cuando te sientas y cuando te levantas ... Salmos 139:2

Todos tus caminos me son conocidos ... Salmos 139:3

Conozco cuántos cabellos hay en tu cabeza ... Mateo 10:30

Pues fuiste hecho a mi imagen ... Génesis 1:27

Te conocí desde antes que fueses concebido(a) ... Jeremías 1:4-5

Te escogí cuando planifiqué la creación ... Efesios 1:11

Tú no fuiste un error, pues todos tus días están escritos en mi Libro ... Salmos 139:15-16

Fuiste hecho maravillosamente ... Salmos 139:1

Yo te formé en el vientre de tu madre ... Salmos 139:13

Te saqué de las entrañas de tu madre el día en que naciste ... Salmos 71:6

He sido mal presentado por los que no me conocen ... Juan 8:41-44

Yo no estoy distante ni enojado, sino que soy la completa expresión del amor, manifestado en mi Hijo, Jesús ... 1 Juan 4:9

Y es mi deseo amarte, simplemente, porque fuiste creado para ser mi hijo(a) y que Yo sea tu Padre ... 1 Juan 3:1

Yo te ofrezco más de lo que tus padres te han dado o te darían jamás ... Mateo 7:11

Porque Yo soy el Padre perfecto ... Mateo 5:48

Toda buena dádiva que recibes procede de Mí ... Santiago 1:17

Yo soy tu Proveedor y suplo todas tus necesidades ... Mateo 6:31-33

Mi plan para tu futuro está lleno de esperanza ... Jeremías 29:11

Porque te amo con amor eterno ... Jeremías 31:3

Mis pensamientos hacia ti son incontables, como la arena del mar ... Salmos 139:17-18

Yo estoy en medio de ti y te salvaré; me gozaré sobre ti con alegría ... Sofonías 3:17

Nunca dejaré de hacerte bien ... Jeremías 32:40

Si oyes mi palabra y la guardas, serás mi especial tesoro ... Éxodo 19:5

Deseo plantarte con todo mi corazón y con toda mi alma ... Jeremías 32:41

Deseo mostrarte cosas grandes y maravillosas ... Jeremías 33:3

Si me buscas con todo el corazón, me encontrarás ... Deuteronomio 4:29

Deléitate en mí y Yo te concederé los deseos de tu corazón ... Salmos 37:4

Porque Yo soy el que pongo en ti el querer como el hacer ... Filipenses 2:13

Soy poderoso para hacer en ti mucho más de lo que tú te imaginas ... Efesios 3:20

Porque Yo soy tu gran Consolador ... 2 Tesalonicenses 2:16-17

Soy el Padre que te consuela en todas tus tribulaciones ... Salmos 46:1

Yo estoy cercano a ti cuando tu corazón está quebrantado ... Salmos 34:18

Como el pastor carga a su oveja, Yo te he llevado cerca de mi corazón ... Isaías 40:11

Un día quitaré toda lágrima de tus ojos y todo el dolor que has sufrido en la tierra... Apoc. 21:4

Yo te amo tanto, que envié a mi Hijo, Jesús, para que tengas vida eterna ... Juan 3:16

Porque en Jesús es revelado mi amor por ti ... Romanos 5:8

Él es la representación exacta de mi ser ... Juan 14:7-9

Él vino a demostrarte que Yo estoy por ti, no contra ti ... Romanos 8:31

Y para decirte que no me acordaré más de tus pecados ... Hebreos 10:17

Jesús murió para que tú te reconciliaras conmigo ... Romanos 5:1

Su muerte fue la máxima expresión de mi amor por ti ... 1 Juan 4:10

Yo lo di todo por ganar tu amor ... Romanos 8:32

Ven a casa y celebraré la fiesta más grande que el cielo haya visto jamás ... Lucas 15:7

Yo siempre he sido y siempre seré .. Padre ... Mateo 6:9

Mi pregunta para ti es ... ¿Quieres ser mi hijo? ... Juan 1:12-13

Estoy con los brazos abiertos esperando por ti ... Lucas 15:20

Solo tienes que recibir a mi Hijo, Jesús, en tu corazón ... Juan 1:12

domingo, 16 de mayo de 2010

El carácter de una persona


El carácter de una persona es como un edificio: se compone de cada ladrillo. Mientras vamos creciendo, aprendemos diversas cosas en la vida. Algunas de ellas nos serán útiles en la carrera profesional, mientras otras se utilizarán en la vida familiar. Pero hay cosas que no son tan tangibles así. Los valores humanos son elementos esenciales para la convivencia de una persona en la sociedad, pero se aprenden de forma natural, es decir, no en un aula, sino en la vida misma. Cada valor humano compone el ladrillo que amoldará el ser. Si hay algunos ladrillos faltando o rotos, entonces es importante que se "reforme" la casa del ser, a través de la meditación y la reflexión profunda.

The invitation


It doesn’t interest me what you do for a living. I want to know what you ache for and if you dare to dream of meeting your hearts longing. I want to know if you will risk looking like a fool for love, for your dreams, for the adventure of being alive. It doesn't interest me what planets are squaring your moon. I want to know if you have touched the center of your sorrow, if you have been opened by life's betrayals or have become shriveled and closed from fear of further pain! I want to know if you can sit with pain, mine or your own, without moving to hide it or fix it. I want to know if you can be with joy, mine or your own; if you can dance with wildness and let the ecstasy fill you to the tips of your fingers and toes without cautioning us to be careful, be realistic, or to remember the limitations of being human. It doesn't interest me if the story you are telling me is true. I want to know if you can disappoint another to be true to yourself; if you can bear the accusation of betrayal and not betray your own soul. I want to know if you can be faithful and therefore be trustworthy. I want to know if you can see beauty even when it is not pretty every day, and if you can source your life from God's presence. I want to know if you can live with failure, yours and mine, and still stand on the edge of a lake and shout at the silver moon, "Yes!" It doesn't interest me to know where you live or how much money you have made. I want to know if you can get up after a night of grief and despair, weary and bruised to the bone, and do what needs to be done for the children. It doesn't interest me who you are and how you came to be here. I want to know if you will stand at the center of the fire with me and not shrink back. It doesn't interest me where or what or with whom you have studied, I want to know what sustains you from the inside when all else falls away. I want to know if you can be alone with yourself, and if you truly like the company you keep in the empty moments.

--Oriah Mountain Dreamer